Metalenguaje

Al escribir dejamos espacios

entre las palabras, donde caben

ríos y montañas, caben conversaciones

más amplias que el propio texto.

Hay espacios entre las letras de una misma palabra.

Pequeños y extensos, llenos de matices

que el escritor no quiere que leas.

De modo que te entretiene con los ríos y las montañas,

bosques y caminos.

Las conexiones mágicas de las letras callan,

esperan que no te des cuenta de lo sucedido.

Es un banco de niebla silencioso. Hace trampas.

En esos espacios viven escenas

que parecen inventadas.

Sucedieron como cualquier día sigue a otro.

Suceden como cualquier vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s